Nuevos paradigmas

La información es un activo cada vez más crítico para las organizaciones, y solo es buena cuando es útil, eficaz y eficiente.

Si no se cultiva o estimula la inteligencia corporativa y la seguridad estratégica, la experiencia personal por sí misma no proporciona las habilidades ni las soluciones que en cada momento se necesita.

La seguridad parece tomar nuevos rumbos, su concepción ahora es más amplia y mira hacia la convergencia y la cooperación.

Hace muchos años la inteligencia se basaba en fuentes humanas, pero actualmente las nuevas tecnologías han demostrado que ésta solo es útil si su aplicación es eficaz y eficiente en el tiempo.